Los sistemas de apertura

Las puertas se deslizan dentro de la pared, en una ranura especial. No ocupan espacios en la habitación y requieren la instalación de un cajón metálico especial que se tapia en la pared y así se acaba.

Las puertas abatibles: es el sistema de apertura de puertas tradicional y más usado. Las puertas abatibles se componen de una hoja conectada a un marco fijado en las paredes de forma estable.

La hoja se pliega "en forma de libro", con una relación entre las partes de 50 y 50 o asimétricamente 2/3 y 1/3, para ocupar el mínimo espacio dentro de la habitación. Las bisagras centrales son escamotables y bajo pedido se ofrece el nuevo sistema, también escamotable, para que la hoja y el cubrecables lleguen a ser coplanarios.

Las puertas se introducen en la pared, con un marco tapiado y oculto sin cubrecables. La hoja es coplanaria con la pared y su acabado simula la pared que la rodea. Puede tener apertura batiente o corredera.